EL MEJOR CHAMPU ANTICAIDA

Para muchas personas, la caída del pelo puede llegar a suponer un verdadero problema. Es verdad que a todo el mundo, en mayor o menor medida, se nos cae el pelo. Una caída normal casi no es perceptible porque los pocos pelos que se desprenden de nuestra cabeza se reponen al mismo ritmo con el nacimiento de nuevos cabellos. Pero esto no deja de ser una consecuencia lógica de la renovación celular del cuero cabelludo.

El problema viene cuando la caída del pelo es más pronunciada y no se produce pelo a la misma velocidad que se pierde. Esto puede ser consecuencia de muchas cosas. El estrés, cambios hormonales (los primeros meses tras el parto, por ejemplo) o la utilización de productos agresivos en nuestro pelo son algunos de los motivos que producen la caída de pelo en grandes cantidades.

Incluso hay épocas concretas como el otoño en que la caída suele ser más intensa. Esto puede ser consecuencia de los ‘excesos’ del verano. Por ejemplo, demasiado sol y temperatura, que con lleva sudor y más impurezas en el cuero cabelludo. O también puede influir el continuo contacto con la sal del mar o con el cloro de las piscinas.

Por todo esto, es conveniente tener a mano un champú anticaída. Hoy en día hay muchas marcas y muchas formulaciones que combaten bastante bien la caída del pelo. Cada champú anticaída tiene sus peculiaridades, por eso te hemos traído algunos de los mejores, para que tengas donde elegir.

Los mejores champús anti-caída

Champú anti-caída natural VIDALFORCE

Champu anticaida natural VidalForce

Este champú anti-caída no es solo un champú anti-caída al uso. Además es un producto natural certificado por BIO-INSPECTA. Esto nos da la garantía de que es un producto formado por ingredientes no probados en animales, no transgénicos y que no perjudican a la salud ni al medio ambiente.

Con su formulación natural, el champú contra la caída de pelo de Vidalforce ofrece unos resultados muy buenos a partir de los 3 meses de uso. Además, se puede usar tanto por mujeres como por hombres.

Sirve para paliar una caída avanzada del cabello gracias a que reprime la generación de lípidos en el cuero cabelludo. Además aumenta el tiempo de vida del cabello consiguiendo un mayor volumen.

Es el mejor champú anti-caída elaborado con ingredientes ecológicos y naturales. Esta marca está especialmente preocupada por los efectos de los cosméticos en nuestro organismo y eso es de agredecer. Sin embargo, al ser una marca que solo trabaj con ingredientes naturales el precio es un poco mayor que el de otros competidores.

En algunos cabellos puede dejar el pelo un poco seco, así que en esos casos es recomendable utilizar una mascarilla hidratante como complemento.

A medida que pasan los meses de utilización de este champú se nota como el pelo se cae menos y se parte menos. Como consecuencia la melena acaba teniendo mucho más volumen. Además, es un champú anti-caída que no apelmaza y tiene una fragancia muy agradable a menta.

Champú anti-caída Lacer Pilexil

Champu anticaida Lacer Pilexil

Probablemente es el champú anti-caída más conocido. Lo habrás visto muchas veces anunciado en la televisión y publicitado en otro tipo de medios de comunicación. No solo es un champú anti-caída conocido, sino que también es un champú anti-caída efectivo.

Su fórmula contiene, entre otros, erenoa serrulata, vitaminas y zinc. Estos principios activos comunes en los champús anti-caída logran estimular el crecimiento del cabello y frenar la caída del pelo de una manera muy efectiva.

Tiene un pH de 5,5 que lo convierte en un champú anti-caída apto para todo tipo de cabellos. Recordemos que el pH neutro (puro y duro) es un 7.

Este excelente champú no sólo hace las veces de champú para detener la caída del cabello. También actúa como acondicionador y sirve para peinar tu pelo de un modo más cómodo.

Si prolongas el uso de este champú verás como tu pelo se fortalece poco a poco, tus cabellos tienen un tiempo de vida más largo y, como consecuencia, tu pelo tiene mucho más volumen.

Por supuesto, este tipo de champú anti-caída lo pueden utilizar tanto hombres como mujeres. Como hemos dicho antes, su pH casi neutro lo hace ideal para todo tipo de pelo. Además, lo puedes utilizar como complemento a otro tipo de tratamientos que frenen la caída del pelo.

Champú anti-caída Alpecin

Champu anticaida Alpecin

El champú anticaida Alpecin es otro viejo conocido, por lo menos en España. Es una marca con larga tradición, conocida y que tiene buenos productos. 

En concreto, este champú incluye ingredientes como la cafeína, la niacina o el zinc. Todos estos compuestos están destinados a un fortalecimiento del cabello y del cuero cabelludo que hacen que el pelo crezca más rápido y con más fuerza.

Lo pueden utilizar tanto hombres como mujeres y los que lo han probado suelen decir que se notan los efectos desde las primeras aplicaciones

Champú anticaida. ¿Es la solución a mi problema?

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de lanzarse a comprar un champú anticaida es saber si tenemos un problema solucionable con este tipo de productos o debemos de buscar otro tipo de soluciones. Por lo general, la gente que compra este tipo de champús lo hace porque tiene una caída de pelo generalizada, persistente en el tiempo y de una gravedad baja o moderada. Con esto queremos decir que los champús anti-caída no son un milagro a todos los tipos de caída de pelo, sino que son un tratamiento adecuado para los casos más comunes, pero también más leves.

Estos productos pueden eliminar o reducir fuertemente la caída del cabello, pero ante problemas más graves no son la solución, porque no es su objetivo. Por ejemplo, si tienes caídas de pelo tan graves como para comenzar a tener calvas en alguna zona de la cabeza, es casi seguro que este tipo de productos no te van a servir para nada. En estos casos lo mejor es que vayas a tu médico o dermatólogo y se haga un estudio más en profundidad del problema.

Una vez tenemos esto claro hay que decir que el origen de las alopecias más leves puede tener muchas causas distintas y es posible que un champú dé buen resultado para una persona pero no para otra. Las hormonas son muy caprichosas y normalmente las problemas de caída de pelo son muy distintos de unas personas a otras. Por eso es posible que tengas que probar distintos tipos de champús hasta que des con el que funciona bien en tu caso.

Nuestra recomendación es que pruebes durante un par de meses como mínimo con una marca (o hasta que se acabe el bote) y si ves que no te hace ningún efecto pruebes con otra. Puede que tengas suerte y elijas bien a la primera o puede que tengas que probar un par de champús más.

Eso si, si tienes que elegir de nuevo porque no te ha funcionado bien tu primera elección deberías de buscar un producto con distintos ingredientes. No compres otra marca con los mismos ingredientes porque lo más probable es que el resultado sea el mismo.

Composición de los champús anticaída

Para comprar un champú anti-caída una de las cosas en las que nos debemos de fijar es en la composición o formulación que tiene. Es decir, cada uno de los ingredientes que vemos en la etiqueta. Por suerte, si compras por internet no necesitas tener en la mano el bote de champú para ver esta composición, sino que puedes buscar información de cada producto que pretendes comprar.

Debes de priorizar siempre que sea posible el uso de champús anticaída que contengan por encima de todo sustancias naturales. Así nos aseguramos, no solo que se trata el problema de la caída del pelo, sino que además no estamos agrediendo a nuestro cabello y cuero cabelludo con productos químicos que pueden empeorar otros problemas como las alergias o la sequedad.

La pega de un champú anticaída natural suele ser que es bastante más caro que uno basado en mucho químico sintético. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones merece la pena pagar este precio. También es posible que este tipo de champús tarden más días en hacer efecto, pero con un poco de paciencia los resultados llegan y son mejores que los de un champú anticaída barato.

Si por precio o por preferencias personales elegimos champús con más componentes químicos sintéticos debemos de saber los ingredientes que nos podemos encontrar. Por ejemplo, algunos de los más presentes en las formulaciones son el ácido ascórbico, la biotina o la taurina. Los dos primeros son vitaminas que sirven para tener un cabello más grueso, mientras que la taurina tiene un efecto protector. La mayoría de estos champús también incluyen algún compuesto basado en el zinc.

Marcas de champús anticaída

Cuando vayas a elegir este tipo de productos es importante que, si tienes dudas, te guíes por la marca del champú anticaída. Por lo general, las marcas reconocidas y ‘famosas’ que llevan muchos años investigando y produciendo todo tipo de champús suelen ser un valor seguro. Piensa que es difícil que una marca importante se arriesgue a perder su prestigio sacando un producto nuevo que no sea de calidad.

Sin embargo, esto no quita para que haya marcas que te suenen menos que se especializan en los champús anticaída. Para estos casos es mejor olvidarse del nombre y ver las opiniones de otras personas que ya han comprado online estos productos.

Por lo general, la mayoría de este tipo de champús suelen dar buen resultado si se utilizan durante el tiempo suficiente. Y ya que estamos hablando de marcas te decimos algunas de las que te puedes fiar casi a ciegas: Vidalforce, Lacer, Válquer, Alpecin.

Tipos de caída de pelo

Alopecia androgénica.

Es el tipo de alopecia más común en la población y afecta principalmente a los hombres, pero también a un porcentaje de mujeres significativo. Como curiosidad, es un tipo de caída de pelo que también se da en algunos primates como orangutanes o macacos. Es un tipo de alopecia que se desarrolla especialmente a partir de los 40 años.

El origen de esta alopecia tiene un componente hormonal y otro genético. Las hormonas masculinas (andrógenos) se acumulan en las zonas predispuestas genéticamente y como consecuencia se inhibe el correcto funcionamiento de los folículos pilosos. Como consecuencia, se va atrofiando el bulbo piloso (el origen del cabello) hasta el punto de que dejan de crecer nuevos pelos.
Este tipo de alopecia es la responsable de la típica ‘cabeza de calvo’.

Muy poco pelo o nada en la parte superior y en la coronilla y existencia de más cabello en los laterales y en la parte posterior inferior. A las mujeres les afecta de forma distinta, ya que la caída del cabello no está concentrada en una zona, sino que se produce de una forma más difusa.
Las soluciones más utilizadas para este tipo de caída de cabello suelen ser el minoxidil aplicado directamente en el cuero cabelludo o las pastillas de Finasterida. Como último recurso, pero cada vez más común, existe la posibilidad de los trasplantes de cabello.

Alopecia areata.

Es un tipo de alopecia en la que el cabello se cae en una zona muy concreta, del pelo o incluso de la barba. Al contrario que en el caso anterior, puede aparecer en casi cualquier época de la vida y tanto en hombres como en mujeres por igual.

Es un tipo de alopecia que puede tener distintos orígenes. También tiene una predisposición genética, pero además se suele relacionar con la diabetes, la celiaquía o la artritis. Incluso dentro de la alopecia areata existen distintos subtipos en función de la zona de pelo afectada por esta afección.
Para su tratamiento se pueden emplear champús con ingredientes como los corticosteroides o la antralina. En algunos casos también puede ser efectivo el uso de soluciones de minoxidil.

Efluvio telógeno.

Es, después de la alopecia androgénica, uno de los tipos de caída de cabello más comunes. Para entenderlo, primero hay que explicar cual es el ciclo del cabello.En la fase anágena el cabello está en crecimiento. Esta fase del ciclo dura entre 2 y 6 años. Posteriormente, en la fase catágena el pelo reposa durante unos 20 días. Por último está la fase telógena en la que el pelo se cae en un periodo de 3 meses.

En promedio tenemos en la cabeza entre 100.000 y 150.000 pelos. Y cada uno de estos tiene su propio folículo piloso. Además, todos y cada uno pueden estar en una fase distinta del ciclo del pelo. En un momento determinado podemos tener el 85% de nuestros pelos en fase anágena, un 13-14 % en fase telógena y el resto en fase de reposo.

Pues bien, este tipo de alopecia provoca que ese porcentaje se descompense y haya muchos más pelos en fase telógena, aumentando así el ritmo de caída normal del cabello. Este es el tipo de caída de pelo que se produce como consecuencia de una causa puntual (parto, estres, temporada otoñal…). Es, por tanto, un proceso reversible.

Alopecia difusa.

Es otro tipo de alopecia cuyos síntomas son parecidos a los de la alopecia andrógenica. El folículo piloso se va contrayendo y los pelos son cada vez más finos y se caen más. El origen es distinto. En este caso no tiene base genética. En algunos casos influyen las hormonas y en otros son consecuencias de distintas patologías o deficiencias de alimentación.

Alopecia cicatricial.

Como su propio nombre indica es un tipo de caída del cabello asociado a una cicatriz en el cuero cabelludo. Cuando tenemos un accidente con algún tipo de corte o herida en la cabeza, si es relativamente grave, los folículos pilosos se destruyen y quedan sustituidos por tejido cicatricial.

En este nuevo tipo de ‘piel’ no hay manera de que vuelva a salir el pelo, por lo tanto será una zona sin cabello. En estos casos la única solución disponible es el trasplante capilar a esta zona afectada.

Alopecia universal.

Es la evolución en gravedad de la alopecia areata. Se trata de un agravamiento de la alopecia como consecuencia de alguna enfermedad autoinmune. Esto conlleva la caída del pelo y del vello de forma generalizada por todo el cuerpo, no solo en la cabeza.

TE PUEDE INTERESAR

¿Te ha gustado este artículo?

Puntuación promedio 4.6 / 5. Numero de votos: 12

Todavía no hay votos. ¡Sé la primera!