EL MEJOR CHAMPÚ ANTICASPA

Los 3 mejores champús anticaspa

Champú anticaspa cabello normal/graso Vichy Decros

Champu anticaspa cabello normal graso Vichy Decros

El primer champú que te traemos es sin duda el mejor champú anticaspa de todos los que hemos probado. Y no lo decimos solo nosotros. Existen opiniones de este champú anticaspa en numerosas webs que lo etiquetan como el mejor de todos.

Este champú de Vichy trata el exceso de sebo y la caspa y se puede utilizar tanto en cabellos normales como en cabellos grasos. Además también sirve para prevenir la caída del cabello. Por si fuera poco está libre de parabenos. Siendo ésta una característica muy demandada en los últimos tiempos.

Entre sus ingredientes destacan el Cohesyl y el disulfuro de selenio. Estos componentes ayudan no sólo a la eliminación de la caspa, sino que también sirven para calmar el picor del cuero cabelludo.

A diferencia de otros champús anticaspa, este producto ofrece resultados desde casi el primer día de uso. La mayoría de usuarios notan los efectos desde el segundo día. En los casos más severos puede ser necesario prolongar su uso durante 4 semanas.

Más adelante, cuando la caspa desaparece, suele ser suficiente un uso semanal. También puede ser una buena opción alternar el champú anticaspa con un champú extra suave. Usando un día cada uno.

Viene con un dosificador muy cómodo y el envase es de 390 ml. No necesita mucha cantidad para lavar el pelo completamente y tiene un olor bastante neutro. Si pruebas este champú anticaspa no creemos que vuelvas a usar otro.

Champú anticaspa Eucerin Dermocapillaire

Champu anticaspa grasa Eucerin Dermocapillaire

Si el anterior era el que creemos el mejor champú anticaspa del mercado actualmente, este que  tenemos aquí no está muy lejos. El Eucerin Dermo Capillaire controla y reduce de manera efectiva la caspa, calma el picor del cuero cabelludo desde el primer uso y además deja tu pelo más brillante, más suave y más flexible .

Este champú anticaspa está formulado para combatir la dermatitis seborreica y luchar contra la caspa grasa . Limpia el cuero cabelludo y el pelo eliminando las escamas a la vez que reduce de manera efectiva la caspa grasa.

Lo más destacado de este champú es la rapidez con la que hace desaparecer el picor del cuero cabelludo. Lo notarás desde el primer uso.

En cuanto al tiempo que debe transcurrir para la eliminación de la caspa… Puede variar según el tipo de pelo, pero lo más normal es que notes los efectos dentro de la primera semana de uso. 

El envase es de 250 ml.

Champú anticaspa natural Lotigen

Champu anticaspa natural Lotigen

Para terminar hemos seleccionado un buen champú anticaspa natural. En este caso, lo más destacable de este champú anticaspa son sus ingredientes. Utiliza solamente productos naturales y está libre de parabenos, siliconas y colorantes.

El champú anticaspa de Lotigen es el menos agresivo de los tres que te hemos propuesto en esta página. La ventaja es que sus productos naturales van a dañar menos tu pelo. La desventaja es que la caspa puede tardar un poco más en desaparecer que con otro tipos de champús menos naturales.

Lo que si notarás rápidamente es que el picor del cuero cabelludo desaparece. Entre los componentes de este champú anticaspa destacan el enebro, el aceite de arbol de té o la flor capuchina.

Al estar formulado solo con ingredientes naturales es especialmente adecuado para el uso diario. Tienen una textura y sobre todo un olor muy agradables. Además deja el pelo muy hidratado.

Si valoras lo natural por encima de todo, este es el mejor champú anticaspa para ti.

Qué es la caspa

La caspa (también llamada pitiriasis) no es otra cosa que la descamación del cuero cabelludo. Al igual que el resto de células del cuerpo humano, las células de la dermis del cuero cabelludo se van renovando periódicamente (total renovación cada mes más o menos). Sin embargo, hay causas que aceleran esta renovación (menos de 5 días en los casos más graves) provocando la aparición de más pieles muertas en el cuero cabelludo. Esta producción excesiva de pieles muertas es lo que se conoce como caspa.

Puede tener muchos orígenes distintos y puede aparecer de forma más o menos acusada dependiendo de múltiples factores. La época de su aparición puede ser cualquier, pero suele empezar a manifestarse con la adolescencia como consecuencia de los cambios hormonales. Normalmente, a medida que la edad de la persona avanza, el problema de la caspa no suele ser tan acusado como de los 20 a los 30 años.

Para el tratamiento de este problema suele ser suficiente el uso de un champú anticaspa eficaz. Aunque también hay casos más complicados en los que puede ser necesario algún tipo de tratamiento específico recetado por el médico o dermatólogo.

Tipos de caspa

La caspa se puede clasificar en dos tipos distintos. Por un lado está la caspa seca y por otro la caspa grasa. En ambos casos son problemas más estéticos que de salud y, por lo general, se pueden controlar bastante bien con el champú anticaspa adecuado. Eso sí, cada una tiene sus características diferenciadas.

La caspa seca es, probablemente, la que casi todos tenemos en nuestra imaginación cuando hablamos de caspa. Son unas pieles blancas, pequeñas y secas que se esparcen por todo el cuero cabelludo al peinarse (cuando las púas del peine arrastran la piel muerta) o al rascarse la cabeza.

La caspa grasa, es más desagradable y presenta más molestias que la caspa seca. Para empezar, suele producir picor e irritación del cuero cabelludo. Esto, además, se manifiesta con un enrojecimiento de la dermis. Este tipo de caspa tienda a formarse en las zonas más grasas de la cabeza (frente y nuca). Se caracteriza por su color amarillento y la formación de costras o placas de tamaño considerable.

Para cada una de estas dos patologías, existen champús anticaspa específicos. Es decir, si tienes caspa seca debes de comprar un champú anticaspa para caspa seca. Y lo mismo con la caspa grasa.

Causas de aparición de la caspa

A lo largo de la vida, casi la mitad de las personas van a tener caspa. Esto nos da una idea de lo común de esta afección. Y es tan común porque hay múltiples factores que pueden provocar su aparición. Normalmente, cuando alguien tiene caspa no es por una sola causa, sino por la conjunción de varias. Esto hace que cuando se dan las circunstancias propicias para que existan muchos detonantes de la caspa a la vez, esta se convierta en un problema más difícil de solucionar.

Aquí resumimos algunas de las causas que motivan la aparición de la caspa. Hay más, pero estas son las más comunes.

Hongos y bacterias

En cualquier ambiente, se desarrollan bacterias y hongos, que se pueden reproducir más o menos en función de las condiciones de humedad y temperatura. Algunos de estos microorganismos aparecen con frecuencia en el cuero cabelludo y  pueden provocar caspa. Las personas sensibles a algunos de estos organismos pueden ver como aparecen picores, sequedad, enrojecimiento y, en última instancia, la tan temida caspa. Para prevenir la proliferación excesiva de estos bichitos hay que lavar el pelo con frecuencia.

Cambios hormonales

La pubertad, el embarazo o la lactancia son momentos de la vida en los que el cuerpo humano sufre muchos cambios importantes a nivel hormonal. Esto puede influir en que los mecanismos de renovación de la piel se vean alterados. Como consecuencia, la caspa puede aparecer en estas épocas de cambios hormonales.

Ansiedad, estrés o nervios.

Este tipo de problemas puede influir en otros muchos tipos de enfermedades. Generalmente, no son factores que provoquen la caspa por sí mismos, pero sí que pueden empeorar una condición previa.

Cepillado insuficiente

Un cepillado frecuente y adecuado (suave) del pelo siempre es beneficioso para la salud capilar. No solo ayuda a tener un pelo más brillante y libre de enredos. Además, sirve como masaje para el cuero cabelludo. De este modo se activa el riego sanguíneo de un modo más efectivo en toda la dermis. Como consecuencia, los mecanismos de renovación celular se producen de forma más eficiente, disminuyendo la probabilidad de aparición de caspa. 

Dermatitis Seborreica (Cabello Graso)

Es uno de los factores más comunes e importantes en la aparición de la caspa. Este tipo de enfermedad se puede originar por la acción del hongo Malassezia o incluso por una respuesta irregular del sistema inmunitario. Está asociado al enrojecimiento, picor y suciedad (aumento de grasa) del pelo. La piel irritada y grasa tiene más probabilidades de generar caspa.

La época invernal

La caspa suele ser un problema más acusado en los meses de otoño e invierno que en el verano o en la primavera. Hay varias explicaciones para esto. Por ejemplo, en verano nuestra piel y cuero cabelludo reciben más cantidades de sol y, por tanto, rayos ultravioleta (UVA). Esta radiación elimina los hongos que pudieran provocar la aparición de la caspa.

Otra explicación son las condiciones de humedad. En inverno, los niveles de humedad dentro de las casas son mucho más bajos de lo deseable para la correcta salud de la piel. Al encender la calefacción en la época de frio, la humedad relativa de nuestros hogares disminuye por debajo de los valores ideales. Esto se traduce en un ambiente más seco y, a la postre, una piel más seca.

Es por eso que en inverno hay más problemas de picores y sequedad tanto en el cuero cabelludo como en el resto de la piel. Habrás comprobado que necesitas hidratar más tu piel en inverno que en verano. Esto no es casualidad. Una solución posible que puede ayudar a mejorar estas condiciones de humedad es instalar algún tipo de humectador en casa.

Algunos  productos para el pelo

Hoy en día utilizamos un montón de productos para la salud de nuestro pelo. Pero también utilizamos muchos productos para los peinados u otro tipo de tratamientos. Sprays, lacas, gominas, cremas, … Si no se utilizan con moderación y no se lleva a cabo una correcta limpieza de nuestro pelo, a la larga estos productos se acumulan en el cuero cabelludo. Esta acumulación, deriva en una suciedad y una mala salud del cuero cabelludo que puede acabar provocando problemas de caspa.

Enfermedades de la piel

Enfermedades cutáneas como eccema, psoriasis y otras pueden ser potenciadoras de problemas de caspa. Normalmente, las personas que sufren este tipo de patologías son más propensas a tener caspa . También hay otras enfermedades que provocan debilidad del sistema inmunitario que pueden provocar la aparición de caspa.

Dieta

Tanto para la caspa como para otros problemas de salud siempre es recomendable mantener una dieta equilibrada, variada y rica en vitaminas. En concreto, para prevenir la caspa, se puede potenciar el consumo de alimentos que contengan vitamina B y zinc. Algunos de estos alimentos son los huevos, el salmón, el pollo o el arroz integral. Además, hay que desterrar el consumo de alcohol.

Tipos de champú anticaspa

El champú anticaspa es un cosmético cuya función principal es, por supuesto, eliminar la caspa y/o prevenir su aparición. Pero no solo tiene ese cometido. Como cualquier otro champú debe de servir para mantener el pelo sano, suave e hidratado. Además son champús que suelen servir tanto para hombres como para mujeres.

Este tipo de champús suelen ser efectivos para acabar con la mayoría de los problemas de caspa de las personas. Sin embargo, hay casos extremos en los que es necesario acudir a un dermatólogo para que nos asesore y recomiende otro tipo de tratamientos con productos farmacéuticos.

Un buen champú anticaspa no solo elimina la caspa, el exceso de grasa y la suciedad. Además de esto debe de evitar que estos problemas vuelvan a aparecer. Para ello existen distintos tipos de champú anticaspa. Cada uno de ellos tiene unas características determinadas para adecuarse a según qué tipo de cabello.

Para empezar podemos hacer una distinción entre un champú de uso esporádico o un champú de uso diario. Una opción es usar un champú anticaspa un par de veces por semana y combinarlo con otro tipo de champús más suaves. La otra opción es optar por champús anticaspa de uso diario que están formulados específicamente para poder usarse más a menudo.

Y luego nos podemos introducir en un mundo casi infinito de variaciones. Hay champús anticaspa que están especialmente formulados para favorecer la hidratación del cabello. Otros potencian los ingredientes que evitan la caída del pelo. Algunos también se centran en proteger el color de los cabellos teñidos.

Además, podemos encontrar champús anticaspa para cabellos finos, gruesos, secos, grasos y mixtos. Incluso hay champús anticaspa con ingredientes que combaten el picor o el encrespamiento. En resumen, las marcas tratan de combinar la lucha contra la caspa con otro tipo de características del pelo. Y para ello ponen a nuestra disposición una gran variedad de productos.

Ingredientes de un champú anticaspa

A la hora de comprar un champú anticaspa es importante saber que componentes o ingredientes lleva. De esta manera podemos hacernos una idea de cómo va a actuar ese champú o si nos puede causar algún tipo de efecto secundario en el pelo, por leve que sea. Por lo general, lo mejor suele ser comprar champús anticaspa naturales. Es decir, que estén formulados solo a base de ingredientes que se pueden encontrar en la naturaleza.

Sin embargo, si el problema de caspa es muy intenso no nos va a quedar más remedio que sucumbir a ciertos ingredientes sintéticos que actúan de un modo más eficaz contra la caspa. Esto no tiene por qué ser necesariamente malo. Hay compuestos químicos sintéticos que son totalmente inocuos para la salud y que no te causarán ningún problema.

Otra cosa a tener en cuenta es que puedes tener alergia a algún ingrediente de los champús anticaspa. Y las alergias se pueden producir tanto a productos naturales como sintéticos. Esto es más bien una lotería y si te toca, te darás cuenta pronto. Si compras un champú del que todo el mundo habla maravillas y a ti te crea unos horribles picores lo más probable es que tengas alergia o hipersensibilidad a alguno de sus componentes.

Por cierto, por si no lo sabías: en los cosméticos (y en casi todos los productos), el orden de aparición de los componentes en la etiqueta se debe a la cantidad de ese componente en el total. Es decir, el primer ingrediente de la etiqueta es el ingrediente del que hay más cantidad en la mezcla de compuestos del champú.

En general, en un buen champú anticaspa nos encontraremos con varios tipos de ingredientes. Cada uno de ellos tiene una función específica y su combinación y cantidad en la formulación determinará la efectividad del champú. Anti- hongos, anti-bacterias, limpiadores, protectores, acondicionadores y vitaminas suelen ser los grupos de ingredientes que casi todos los champús anticaspa incluyen de una u otra manera.

Sulfuro de selenio (Selenium Sulfide). Es un ingrediente anti hongos. Evita la aparición de hongos como el llamado Malassezia. Su función es también la de hidratar el cuero cabelludo. De esta manera no se produce la descamación que deriva en la caspa.

Piritionato de zinc (Zinc Pyrithione): Junto con el anterior es, probablemente, el ingrediente más efectivo en el combate contra la caspa. Al igual que el sulfuro de selenio, el piritionato es un compuesto que lucha contra los hongos (y también las bacterias) para atacar el problema de la caspa de raíz. Es una especie de comodín, ya que vale contra cualquier tipo de caspa y además actúa bastante rápido.

Olamina (Ciclopirox Olamina, Piroctone Oleamine..). Siguiendo la lista de sustancias bactericidas y antifúngicas nos encontramos con la Olamina. Es una sustancia más específica, que se encuentra en menos champús anticaspa y que suele ser necesaria cuando el problema de la caspa no ha desaparecido con otros compuestos.

Ketoconazol. Al igual que todos los anteriores, su función es combatir la caspa a través de la eliminación de hongos y bacterias. Y al igual que la Olamina, es un ingrediente más específico al que hay que recurrir cuando el problema no se puede solucionar con champús que solo tienen Sulfuro de selenio o Piritionato de zinc.

Ácido salicílico. Son ingredientes recetados habitualmente para enfermedades de la piel como la psoriasis. Son exfoliantes que actúan contra la irritación del cuero cabelludo. De este modo se suaviza e hidrata la piel, y se evita su muerte prematura. Así se controla y evita la aparición de escamas de caspa.

Además de todos estos ingredientes, que son los llamados ingredientes activos porque luchan activamente contra la caspa, un buen champú anticaspa debe de tener otros ingredientes complementarios. Por ejemplo las vitaminas. Estas sustancias (que pueden ser naturales o artificiales) mejoran sobretodo el aspecto del pelo. Le proporcionan suavidad y brillo. Una de las más comunes es la vitamina B.

Otro ingrediente que no puede faltar es la queratina. Se trata de una proteína que ya es famosa en el mundo de las cosmética. En el caso de los champús anticaspa su función es mejorar la resistencia del cabello. La queratina refuerza la estructura de la fibra capilar y hace que toda tu melena luzca más sana.

Además de eliminar la caspa, el champú también debe de incluir ingredientes específicos para limpiar bien el pelo. Estos ingredientes son comunes en la mayoría de los champús normales. Destacan los sulfatos (que es mejor evitar) o los sustitutos naturales de estos.

El resto de aditivos de un champú anticaspa suelen estar enfocados a proteger y reparar tu cabello. Son sustancias que actúan aportando un extra de humedad y que funcionan como acondicionadores. Con estos ingredientes se consigue mantener un pelo libre de enredos, suave y sedoso.

Además de todo lo visto hasta ahora, cabe destacar la importancia de los ingredientes naturales. Los champús anticaspa, como otros tipos de champús, incluyen en sus formulaciones una gran cantidad de componentes de origen natural. Al reemplazar a los ingredientes químicos sintéticos, se obtiene un champú más respetuoso con el medio ambiente. Incluso se puede reducir el número de posibles alergias.

Algunos de los ingredientes naturales más efectivos para usar en un champú anticaspa son el árbol de té o el extracto de capuchina. También son muy utilizados el aceite de argán o el mentol. Todos estos extractos naturales tienen como función evitar la aparición de la caspa o mejorar la salud general del cabello.

Por último, además de todo lo anterior, los champús anticaspa incorporan ingredientes específicos para proporcionar un buen olor al champú. Los hay de todos los tipos y solo tienes que elegir el que más te guste. Además de tener un pelo limpio y libre de caspa, siempre es bueno que huela bien.

Caspa en hombres y mujeres. Diferencias.

Una gran parte de los champús anticaspa que puedes encontrar tanto online como en tiendas físicas se pueden utilizar tanto por hombres como por mujeres. A priori este tipo de champús pueden ser suficientes para los problemas más genéricos, pero hay que tener en cuenta que la aparición de caspa en hombres y en mujeres obedeces a distintos factores.

Los hombres son más propensos a la aparición de la caspa porque la protección de su cuero cabelludo es un poco más débil que la de las mujeres. Esto genera un mayor exceso de grasa y como consecuencia, más probabilidad de desarrollar caspa. Las mujeres en cambio producen hasta un 50% menos de grasa que los hombres, así que el problema de la caspa no es tan común.

Es por eso que, si eres un hombre, deberías de buscar productos anticaspa que luchen específicamente contra la grasa del cuero cabelludo. En cambio, una mujer puede elegir entre productos que traten de un modo más transversal todas las vertientes de la caspa.

Frecuencia de uso de un champú anticaspa

Mucha gente se pregunta cada cuanto tiempo hay que utilizar un champú anticaspa o cuántos días a la semana hay que usar un champú anticaspa. La respuesta es ‘depende’.

Si tu problema con la caspa es bastante acusado y has comprado un champú anticaspa formulado específicamente para un uso diario puedes usarlo todos los días sin ningún problema. Si no tienes mucha caspa y el champú es un anticaspa de uso esporádico lo puedes usar entre 2 y 3 veces a la semana.

En ambos casos, debes de mantener esta frecuencia de uso al menos durante 4 o 5 semanas. O si no, hasta que veas que la caspa ha desaparecido totalmente. Recuerda que este tipo de champús tardan en hacer efecto. Es la constancia lo que consigue que sean efectivos. No creas que con una aplicación va a desaparecer toda la caspa.

Una vez se ha solucionado el exceso de caspa, si sabes que es un problema recurrente que va a regresar puedes espaciar su aplicación. Úsalo menos veces a la semana, combinándolo con un champú suave de uso general. Así, mantendrás la caspa a raya. Si ves que vuelve a aparecer la caspa, vuelve a aumentar la frecuencia de uso. Es una cuestión de ir regulando el uso hasta averiguar cuál es la frecuencia perfecta para tu pelo con ese champú anticaspa determinado.

También hay que aclarar que si han pasado 4 semanas desde que usas un champú contra la caspa y no has visto ninguna mejora deberías de probar otro. Por mil motivos puede que el que hayas comprado no solucione tu problema. Aquí no hay una fórmula mágica. Es cuestión de probar.

Consejos para eliminar la caspa

La lucha contra la caspa comienza incluso antes de comprar un champú anticaspa. Por eso hay algunas medidas que debemos de tener en cuenta y aplicar a nuestra rutina diaria. Lo primero sería desechar los nervios, la ansiedad y el estrés de nuestra vida. Vivimos muy atareados y con mil cosas en la cabeza que nos crean un estrés que no es nada bueno para nuestra salud. Y tampoco es bueno para el pelo.

Intenta tener tus ratos de relax, cuenta hasta 10 antes de tener un ataque de nervios y procura, en general, tomarte la vida con un poco más de tranquilidad. Tu cabello te lo agradecerá. El estrés es un factor determinante en la complicación de la caspa. Y es un factor que en muchas ocasiones podemos controlar con nuestra actitud hacia la vida.

Después de esa reflexión filosófica vamos a cosas más mundanas y físicas. Después de todo, hay veces que no podemos evitar el estrés… Intenta evitar (o disminuir) en la medida de lo posible el uso de ceras, lacas, perfumes para el pelo, gominas, etc. Es decir, cuántos menos productos cosméticos para el peinado utilices, mejor. Si abusas de ellos es fácil que acabes teniendo problemas de caspa.

Una cosa simple, pero lógica y efectiva. Lava bien tu pelo después de realizar algún ejercicio o actividad que provoque mucho sudor. El sudor acumula bastante suciedad en el cuero cabelludo y también contribuye a una mala salud capilar y probables problemas de caspa. Además, si tienes un pelo con tendencia a ser graso deberías de aumentar la frecuencia de lavado.

Cuando te laves el pelo, procura hacerlo con agua tibia. Y si te atreves a hacerlo con agua fría, mejor que mejor. El agua muy caliente nunca es muy buena para tu cabello. En todo caso, elimina siempre bien todos los restos de champú para que no queden restos en el cuero cabelludo. Si esto lo haces con agua fría puede que necesites unos segundos más en el aclarado.

Come sano. Eso vale para todo en esta vida. Intenta mantener una dieta equilibrada en la que abunden las frutas y las verduras. Estas son una fuente muy importante de vitaminas, que son en gran parte responsables de una correcta salud capilar.

Y si nos centramos en el uso concreto de un champú anticaspa también deberías de tener en cuenta estos consejos:

  • El champú que compres debería de adaptarse al tipo de pelo que tienes. Como hemos hablado antes, hay champús anticaspa para pelo graso, para pelo fino, para pelo encrespado…
  • Si tienes problemas de caspa muy serios, con placas grandes en el cuero cabelludo, elimínalas antes de lavarte el pelo. Si te aplicas el champú sin haber eliminado estas escamas, no llegará bien al cuero cabelludo y el champú no tendrá la efectividad buscada.
  • Utiliza solo la cantidad necesaria. Normalmente, tendemos a gastar más producto del que es necesario. Intenta usar lo justo para que puedas extender la espuma por todo el cabello y quede todo bien cubierto. No es cuestión de malgastar, porque los champús anticaspa buenos no son precisamente baratos.
  • Aprovecha el momento de lavar el pelo como un pequeño masaje para tu cuero cabelludo. Intenta masajear suavemente toda tu cabeza para activar bien todas las células de la dermis y que la irrigación llegue bien a todas las partes. Es una mini ayuda más. Y siempre viene bien un masaje, aunque sea propio.
  • Lee siempre el modo de uso del champú. Parece una tontería. ¿Todo el mundo sabe utilizar un champú? ¿No? El truco está en que hay champús que hay que aclarar sin más, pero hay otros que indican que hay que esperar unos minutos para que hagan efecto. Si tienes dudas, siempre es mejor esperar un par de minutos antes de realizar el aclarado. Para aclarar usa agua templada o fría si te atreves. Usa mucha agua para eliminar bien todos los restos.
  • Lo siguientes vale para cualquier tipo de champú con el que te laves el pelo, no es algo especial para los anticaspa. Una vez que te has lavado y aclarado el pelo no lo seques frotando. Es mejor para las fibras del cabello realizar un secado menos agresivo. Para ello puedes eliminar la mayor cantidad de agua presionando con la toalla sin frotar. Y cuando ya no caiga agua debes de envolverlo en una toalla o gorro y esperar a que seque unos minutos. Por supuesto, intenta evitar el secador, especialmente el aire caliente.
  • Lo último es de sentido común, pero también te lo recordamos. Si utilizas cualquier tipo de champú y comienzas a tener picores o enrojecimiento del cuero cabelludo deja de usarlo inmediatamente. Aquí no vale eso de ‘si duele es que funciona’ o cosas por el estilo. Los champús no tienen que crearte ningún efecto secundario. Si eso pasa, déjalo y compra otra marca que se adapta mejor a ti. Incluso en algún caso puede que se deba a algún problema de salud más grave. Ahí no debes de tener duda. Acude a tu médico o dermatólogo.  

Marcas de champú anticaspa

Si buscas un buen champú anticaspa tienes mucho donde elegir. A las marcas tradicionales de cosméticos se han unido muchas en los últimos años y todas ellas ofrecen productos efectivos para combatir la caspa. Cada marca tiene sus peculiaridades. Unas apuestan por los ingredientes naturales, otras se centran solo en un tipo de cabello y, la gran mayoría, te ofrecen un montón de champús anticaspa distintos en función del tipo de pelo.

La mayoría de las personas, cuando se habla de un champú anticaspa, tienen un nombre en mente. H&S. Es una marca especializada en champús anticaspa que se ha ganado la fama desde hace muchos años. Tiene mucha cantidad de distintos productos anticaspa y es muy destacable la variedad de aromas que tienen estos productos.

Otras de las grandes marcas que más conocemos todos son L’Oreal, Garnier, Pantene o Schwarzkopf. Estas empresas también ofrecen champús anticaspa, pero no son los mejores que puedes encontrar. Son marcas que intentan abarcar todo el espectro de la cosmética, pero no están muy especializadas en los problemas de caspa.

Por el contrario, marchas como Art Naturals, Lotigen o Eucerin tienen un gran bagaje de investigación en la lucha contra la caspa que les ha llevado a producir formulaciones muy efectivas contra este problema. Son champús un poco más caros, pero merece la pena probarlos. Incluso Vichy, una marca bastante grande, también está especializada en este tipo de champús.

En un punto intermedio nos encontramos otro tipo de marcas que también merecen una mención. Algunas son Kerastase, Revlon, Ducray, Herbal o Solimo. En este grupo podemos encontrar champús anticaspa bastante buenos, con una relación calidad – precio ajustada y que no son muy conocidos.

TE PUEDE INTERESAR

¿Te ha gustado este artículo?

Puntuación promedio 4.8 / 5. Numero de votos: 11

Todavía no hay votos. ¡Sé la primera!